La referencia digital de quienes toman las decisiones
Viernes, 15 de diciembre de 2017
Secciones
  • Secciones
  • Más contenidos
  • Buscar
  • Social
  • Iniciar sesión
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 7 de diciembre de 2017 | Leída 127 veces
OPINIÓN

Vaya al cine ¡por favor!

Guardar en Mis Noticias.
Rafa Goberna |

[Img #19955]

En mis sesiones de coaching ejecutivo, con relativa frecuencia, me encuentro sugiriendo que vean la serie de televisión “Borgen”. Me parece una historia magnifica para entender cómo funciona la estrategia, la negociación, el manejo de conflictos, como dar malas noticias y un montón de competencias más que las directivas/os se encuentran en su trabajo diariamente. Nos permite, en sesiones posteriores, reflexionar sobre estos temas y relacionarlos con su realidad. Es un gran recurso didáctico.

 

Estamos buscando como aprender de manera más efectiva. Pero ¿cómo demonios aprendemos? ¿qué es aprender? Son buenas y necesarias preguntas. Aprender es cambiar. Si no hay cambio no hay aprendizaje. Y lo que se entiende y no se practica es que no se entiende. Es decir, el aprendizaje solo se ve en la conducta. No en la palabra.

 

Hay un ciclo clásico en pedagogía que explica cómo funciona el aprendizaje. Se suele empezar por la EXPERIENCIA. Que nos pasen cosas, que tengamos vivencias, que nos sorprendan. Pero la experiencia no es lo que nos pasa, es lo que hacemos con lo que nos pasa. Y para hacer algo nada mejor que utilizar un antiguo y poderoso recurso que ha hecho que la humanidad haya avanzado: la pregunta.

 

Cuando nos preguntamos abrimos la puerta a la REFLEXION, buscamos el sentido y el sentimiento. Nos lleva hacia la identificación de los CONCEPTOS que estaban ocultos en la experiencia. ¡WOW! Los descubrimos, pero no sabemos si funcionan. Por eso los ponemos en PRACTICA para comprobarlos, afinarlos e incorporarlos a nuestra mochila de conocimientos que nos explican el mundo. Y esa práctica nos permite tener nuevas experiencias y volver a repetir el ciclo y continuar con el necesario aprendizaje. Estamos vivos porque aprendemos. No es más que un proceso de adaptación continuado a nuestro entorno. ¡Ah! Para aprender hace falta desaprender. Pero de eso hablaremos en otra ocasión.

 

El cine, la televisión y el lenguaje audiovisual son magníficos proveedores de experiencias de los otros. El cine nos regala, con imágenes, sonido y ritmo, posibilidades de “vivir” situaciones que nos hacen reflexionar y sacar algunos conceptos que de otra manera seria muy difícil. Nos ofrece una visión global del tema, nos muestra imágenes que difícilmente olvidaremos y que nos facilitan reelaborar significados. Es rápido. Solo hay que hacerse preguntas. Nos interesa ir un poco más allá de lo evidente, rascar lo superficial para encontrar lo que subyace y explica. Toda una aventura. Además, nos permite beber de otras fuentes. Es el método del caso actual.

 

La formación en las empresas suele ser muy especializada y focalizada. Desarrolla poco la visión periférica. Necesitamos abrir la mente, buscar temas estimulantes, diferentes a nuestra profesión y que podamos relacionarlos.

 

Por eso el título del artículo: Vaya más al cine. Se hará un favor. Pero mírelo de manera diferente. Además de disfrutar de la película (sea exigente con la elección) utilícela como una fuente de preguntas que le hagan pensar y quedarse con las respuestas que más le convengan. Ya sea una comedia, drama o ciencia ficción. Una serie de televisión o un documental. Si puede, no vaya solo. Hágalo con su pareja, con su equipo o con sus amigos. Pero luego debatan alrededor de una copa o manteles sobre la película. En compañía se aprende más porque se intercambian puntos de vista diferentes. 

 

¿Cuántos capítulos ha visto de “Juego de tronos” (o de cualquier otra serie)? ¿Se ha preguntado por los valores que defienden? ¿Cuáles son las creencias de sus personajes favoritos? ¿Cómo manejan las discrepancias? ¿Qué conductas similares se encuentra en su trabajo? ¿Cuáles no se encuentra y le gustaría encontrar? El aprendizaje requiere diversidad, discrepancia y escucha. Si todos pensamos igual la innovación no aparece. Y con la innovación nos jugamos el futuro.

 

¿Quién no ha visto “¿Ciudadano Kane”, “Wall Street” o “El padrino”? Películas inspiracionales o motivadoras. “Up in the Air”, “En busca de la felicidad”, o “los lunes al sol” Sáqueles mas jugo. No solo somos lo que comemos, también somos lo que vemos (y digerimos o debatimos).

 

Encontrará listas y sugerencias en la red. Basta con googlear un poco.

 

Vaya más al cine. Su equipo se lo agradecerá.

Artículos de opinión relacionados
Haga click para comentar
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
EconomíadeMallorca | Noticias de actualidad económica y la última hora de Mallorca. Palma de  Mallorca
Economía de Mallorca • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress