• Secciones
  • Más contenidos
  • Buscar
  • Social
  • Iniciar sesión
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 15 de febrero de 2018
CONSTRUCCIÓN

Invertir en el ladrillo vuelve a ser atractivo en Baleares

Guardar en Mis Noticias.

La inversión en construcción aumentó un 17,6 % en 2017, hasta 1.729 millones de euros, un incremento que el sector valora pero que revela que "no es cierto que haya un 'boom'

Redacción |

[Img #21023]

La inversión en construcción aumentó un 17,6 % en 2017, hasta 1.729 millones de euros, un incremento que el sector valora pero que revela que "no es cierto que haya un 'boom'" ya que es una cifra todavía inferior a la de hace 15 años, cuando se alcanzaron 1.820 millones en 2002, ha explicado el presidente de la Asociación de Constructores de Baleares, Eduardo López.



"Desde 2012, el momento más profundo de la crisis, llevamos cuatro años ininterrumpidos creciendo de manera aceptable pero viendo de donde veíamos las cifras no son de 'boom'. Hay una inversión bastante importante en viviendas unifamiliares, pero no representan la inversión que desea el sector", ha explicado.



En cuanto al empleo, según los Constructores de Baleares en el último año se ha incrementado del orden del 11%, con 48.658 trabajadores, cuando la entidad considera que una cifra estable y positiva sería entre 50.000 y 55.000 trabajadores. El año de máximo empleo fue 2007, con más de 69.000 trabajadores.



La principal amenaza para el sector son "los vaivenes legislativos" y la falta de seguridad jurídica, ha denunciado López, quien ha advertido de que genera "destrozo de puestos de trabajo".



A los constructores les preocupa "la falta de un plan estratégico de inversiones públicas", así como que no se incentive la inversión privada y proliferen las moratorias. López ha recordado que hay una vigente en Calvià, otra en Palma que afecta a hoteles, se ha derogado una del Consell de Menorca pero se mantiene la comercial en Mallorca.



"Nuestros políticos, del signo que sean, parece que no ven más allá de medio año, un año o las próximas elecciones y es lamentable", ha criticado.



Los constructores consideran insuficiente la inversión en viviendas de protección oficial, creen además que "faltan incentivos en el sector turístico para que continúen las inversiones" porque irán languideciendo, prevén en 2018 un incremento de la inversión en viviendas plurifamiliares y una estabilización de las unifamiliares.



La asociación prevé también un aumento de la licitación pública. "Nos gustaría mucho que hubiera elecciones cada año", ha dicho López.



Los constructores han insistido en que el motor principal del sector es la vivienda que supone tres cuartas partes de la construcción en Baleares, tanto en inversión pública como privada. En 2017, se han visado 2.553 viviendas en las islas, un 25,9% más. El tope, en los años del boom, fueron 9.000.



La inversión en vivienda ha sido de 899 millones en Baleares en 2017, con un aumento del 32,91%.
 

Se construyeron 43 viviendas de protección oficial en 2017, un 19% más, de ellas 39 en Mallorca y 4 en Menorca. Reclaman por ello apoyo a la vivienda promoción oficial con una inversión porque sin ella "difícilmente habrá vivienda económica, que debería ser la prioridad de cualquier gobierno", ha dicho López.



En cuanto a la inversión turística, de 335,8 millones en total, un 5,9% superior a 2016, ha sido desigual entre las islas. En Ibiza y Formentera ha disminuido un 27,2%; en Menorca ha aumentado un 64% por un hotel que "descoloca la estadística", según López; y en Mallorca ha crecido un 11,8 % hasta 251,7 millones.



López cree que 2017 ha sido un ejercicio bueno en inversión turística pero lo atribuye al "efecto llamada" porque acababa el plazo de la ventajas que daba la Ley Turística y se han iniciado el mayor número de proyectos turísticos.

Las licitaciones de obra pública han alcanzado los 364,3 millones, cifra que supone un descenso del 2,6%.

A la asociación de constructores le preocupa también el "retraso desmesurado" en la concesión de licencias de obras, así como el incremento de la accidentalidad. La entidad pide también mayor formación para reducir los riesgos laborales y la siniestralidad en el sector.

Haga click para comentar
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
EconomíadeMallorca | El periódico económico de Illes Balears
Economía de Mallorca • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress