• Secciones
  • Más contenidos
  • Buscar
  • Social
  • Iniciar sesión
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 14 de marzo de 2018
OPINIÓN

Terraceo

Guardar en Mis Noticias.
Javier Bonet |

[Img #21407]

A veces es importante repetir algunas obviedades por si algún despistado todavía no se ha enterado de la ciudad en la que vive. Esto es Palma de Mallorca. La capital del Mediterráneo, con más de 300 días de sol al año y una temperatura media de 16º C. ¿Cómo te quedas?

 

Aquí nos va el terraceo, eso de pasarse mañanas y tardes en una terraza con un café o una caña. Nos gusta estar ‘a la fresca’, tomando el sol y viendo pasar por delante a la gente. Y cuado queremos terraza, ‘queremos terraza’ y si la que normalmente frecuentamos está llena, nos vamos a la siguiente. Ni fidelidad ni nada de eso si hablamos de una charla con amigos en una mesa en plena calle.

 

El problema es que parece que algunos ésto todavía no lo han entendido pese a vivirlo en sus carnes a diario. La cruzada del gobierno actual contra las terrazas de Palma no hemos llegado a saber si es por revanchismo después del guantazo que se llevaron tras la consulta popular por las terrazas del Born o porque su religión no les permite que en esta ciudad haya empresarios a los que les vayan bien las cosas.

 

Finalmente, y pese a leer en los periódicos diferentes salvajadas respecto a las prohibiciones y reducciones que pretendían hacer en la ocupación de la vía pública, el equipo de gobierno se ha bajado el orgullo a la altura de los tobillos y ha aceptado lo que el PP y los restauradores pedían, entendiendo que todos tenían que hacer un esfuerzo para el bien común pero con dos condiciones fundamentales: mantener una Palma viva y que no se tuvieran que enviar trabajadores al paro por la eliminación de terrazas.

 

Es por eso que estamos orgullosos del trabajo conjunto que se ha hecho para llegar a este acuerdo parcial sobre la ordenanza de terrazas, si bien todavía quedan aspectos importantes en los que se debe llegar a un acuerdo con todas las partes implicadas para lograr el consenso total y que ésta sea perdurable en el tiempo.  

 

Asimismo, es importante entender que la aprobación de esta ordenanza no es más que el primer paso para una correcta organización de la ciudad. El segundo y más importante es hacer cumplirla. De hecho, si el gobierno actual no hubiera hecho la vista gorda durante estos dos años y medio y no se hubieran permitido algunos abusos puntuales, hoy el debate sería otro.

 

Aunque algunos puedan pensar lo contrario, queremos una ordenanza de terrazas y la queremos sacar por consenso total entre todas las partes implicadas, y es precisamente por eso por lo que llevamos más de un año luchando. El éxito de esta negociación será el éxito de todos los ciudadanos de Palma. No seamos cortos de miras.

Haga click para comentar
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
EconomíadeMallorca | El periódico económico de Illes Balears
Economía de Mallorca • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress