• Secciones
  • Más contenidos
  • Buscar
  • Social
  • Iniciar sesión
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 28 de junio de 2018
VIAJES

El viaje me hizo a mí

Guardar en Mis Noticias.
Amanda Cabot / www.viajerosenmoto.com |

[Img #23104]

Con motivo del mes de la mujer emprendedora me gustaría dedicar este pequeño artículo a todas aquellas valientes que se deciden a emprender y por tanto a arriesgar.

 

Me gusta hacer una analogía del viaje y el emprendimiento porque ambos son una aventura hacia lo desconocido. Una aventura llena de emociones que te hacen estar alerta en todo momento. Para mí esto es un gran estimulante, una fuerza que te hace salir de tu zona de confort y explorar nuevos mundos, nuevas sensaciones. Tengo que decir que mis viajes no son viajes de vacaciones, y aunque conozco a muchos viajeros de mi estilo, sé que no son la mayoría.

 

La planificación se limita a comprar un vuelo, conseguir moto y la primera noche de hotel, después es todo improvisación. Son viajes largos, de uno a cinco meses y haciendo trayectos en moto cada día, a veces solo 50km a veces 300 y solemos cruzar varios países. Son una aventura en toda regla. La playa y la comodidad las tengo en casa, las maravillosas Islas Baleares asi que no salgo a buscarlo afuera.

 

Cuando digo que el viaje me hizo a mí lo digo porque el viaje hizo que me diera cuenta de mis capacidades. El hecho de enfrentarme cada día a nuevos retos me hizo desarrollar la creatividad en la resolución de problemas, la paciencia en los momentos de mayor frustración y la flexibilidad en la adaptación constante a nuevos entornos. El viaje despertó en mí la necesidad de nuevas aventuras y eso lo he aplicado tanto a mi vida laboral como a mi vida viajera.

 

Esto es un arma de doble filo porque es difícil volver atrás, volver a una vida cómoda sin demasiados altibajos y cierta estabilidad, ya que eso se vuelve aburrido y poco estimulante. No se si será la adrenalina que desprendes en cada nueva aventura que hace que te enganches a esa sensación. Pero cuando te das cuenta de que puedes lograr un objetivo aparentemente difícil, después surge otro y otro.  Y de repente estar fuera de la zona de confort es tan estimulante que cuesta salir de esa zona de no confort. Eso, y estar dispuesto a perder, creo que son las claves de todo emprendedor. Hay que estar dispuesto a salir de lo cómodo y hay que estar dispuesto arriesgar ya que los planes pueden no salir como deseas. Yo siempre me pregunto: Si esto sale mal, ¿qué pierdo?   

 

Recuerdo el día que enviamos nuestra moto desde Barcelona hasta Buenos Aires tanto como el día en que compramos el vehículo que sería nuestro Food Truck. Las dos veces tenia el corazón en un nudo y el estómago encogido. La noche anterior no pude dormir por los nervios. Las dos veces sabía que podía perder algo valioso además de bastante dinero, pero evalué ganancias y pérdidas y me arriesgué y las dos veces salieron bien. La moto llegó  entera y pudimos recorrer el continente americano en ella durante casi un año (después de superar la interminable burocracia argentina) y el vehículo se convirtió en un precioso food truck que no para de rodar por Mallorca. Pero para conseguir aquello tuve que arriesgar y tirarme a una piscina que no conocía y aprender a nadar en ella.

 

Mi mayor aprendizaje fue que para llegar hasta Nueva York desde Buenos Aires, no tenia que fijar la mirada en el destino final, si no en el siguiente pueblo. ¿Cómo llegamos a la siguiente población? ¿Qué carretera es mejor? Sin olvidar el último objetivo, hay que centrar las fuerzas en el día a día. Hacer algo cada día que te acerque a tu meta, (que nunca será la última porque según te vayas acercando aparecerán nuevas) y así paso a paso y poc a poc ir recorriendo camino. Con un emprendimiento es igual, cada día hay nuevos desafíos que superar, nuevos aprendizajes, carreteras llenas de curvas o rectas interminables, piedras en el camino y pinchazos, pero seguir adelante y no desistir es la actitud principal. Resolver los problemas cuando surgen y seguir. Sin olvidarse de disfrutar del recorrido y las sorpresas que el viaje y la vida te deparan.

 

“El mejor maestro, tu último error”

“Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo”

Haga click para comentar
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
EconomíadeMallorca | El periódico económico de Illes Balears
Economía de Mallorca • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress